AGUA, EL COMPLICADO FUTURO DEL ORO AZUL


La UNESCO en su segundo Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo, establecio que "la crisis mundial de los recursos hídricos es en gran medida una crisis de los sistemas de administración y de gobierno, que son los que determinan quién, cuándo y de qué manera obtiene qué agua, y deciden quién tiene derecho al acceso al agua y a los servicios conexos, la restricción de los derechos políticos y de las libertades cívicas, la corrupción y la lentitud de las reformas agravan aún más el problema” cita el informe.

LOS DATOS SON PREOCUPANTES
100 millones de personas no tienen acceso adecuado al agua potable.

600 millones de personas de los países más pobres del mundo carecen de instalaciones de saneamiento básicas.

En el 2002 las enfermedades diarreicas y el paludismo mataron a unos 3,1 millones de personas.

La ONU calcula que cada año se podría salvar la vida de 1,6 millones de personas si se les ofreciera la posibilidad de acceder a agua potable e instalaciones higiénicas.

La diferencia de consumo entre los países del primer mundo y el resto es abismal, unas 20 veces más que la otra como media, pero un ciudadano de EE.UU. utiliza 600 litros diarios promedio, mientras que en África no alcanza a 10 litros.

En el 2005 la escasez de agua causó diez veces más muertos que todas las guerras juntas del planeta en el mismo período.

Se ha establecido que los gobiernos deberán destinar 14 dólares de su ingreso en medidas de salud por cada dólar que dejan de invertir en proporcionar agua potable a sus habitantes.

El 20% de las especies del planeta se han extinguido o se encuentran en peligro de extinción debido a la falta de agua o a la presencia de agua contaminada.

La calidad del agua ha disminuido considerablemente en varias regiones del mundo en los últimos años, lo que hace que se deterioren los ecosistemas y las especies vegetales y animales de agua dulce, además de las consecuencias para la población, como ejemplo el lago Chad, en África, cuyo volumen de aguas ha disminuido el 90 por ciento desde 1960 a causa del pastoreo excesivo, la deforestación y la realización de vastos proyectos de regadío incompatibles con el medio ambiente.

Más de 100 países comparten ríos y cuencas hidrológicas, en su mayoría carecen de reglas y acuerdos para el buen manejo, preservación y distribución del agua.

EL FUTURO
Las Naciones Unidas ha establecido como objetivo para el año 2015 reducir a la mitad el número de habitantes del planeta privados de instalaciones de saneamiento básicas, aunque este objetivo parece utópico cuando las proyecciones establecen que en 20 años dos tercios de la población mundial no tendrá acceso al líquido, producto del derroche que hacemos los humanos de este preciado recurso.

Los países más ricos se están preparando, pero no lo hacen racionando o usando tecnologías que aumenten las reservas, sino en la privatización del agua, principal discusión que se desarrolló en los dos encuentros.

Quienes se oponen advierten que el interés por comercializar el agua es enorme (algunos ya lo llaman el oro azul), denuncian también la intención de terminar con la noción de que el agua es un derecho y una obligación estatal proveerlo.

Las empresas y gobiernos del primer mundo quieren desarrollar sistemas de transportabilidad internacional del producto (tuberías trasfronterizas, contenedores, buques cisterna, etcétera); es decir, impulsar el mercado global del agua, claro está que establecerá las reglas quien más pueda pagar.

Opositores a la privatización dejaron en claro que instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial utilizan sus recursos para transferir los servicios a gestores privados, aproximar las tarifas a niveles internacionales e impulsar el mercado mundial del agua.

Poner un precio de mercado un bien que es elemental para la vida significaría dejar en pocas manos la gestión del vital elemento y en compañías internacionales de agua que operan en el mercado mundial con el solo objetivo de maximizar sus ganancias.

Los defensores de la privatización del agua se justifican diciendo que no es el agua la que se está privatizando, sino que se trata de la licitación de proyectos tales como la construcción de acueductos y de plantas de saneamiento.


(FIN PRIMERA PARTE)

Texto extraído de: www.ecoportal.net

3 comentarios:

tostos dijo...

Es triste la situación de mucha gente, y el malgaste que hacemos, y con todo eso la mayoría del agua se utiliza en la agricultura, y con tantos quimicos que usan contaminan una cantidad inmensa de agua. Si solo trataramos de usar más eficientemente el agua se podría evitar todo esto. Lastima que la gente prefiere gastar el dinero en agua que en tecnología para usarla eficientemente

saqysay dijo...

Creo qe el problemas es màs complicado de lo qe pensamos/yo hace muxo qe vengo pensando/qe los gobiernos no hacen nada por dar una soluciòn real/cinco plantas de hidroelèctrica/en el rìo màs hermoso y ancho de nuestro paìs/por lo demàs es agua 100% pura qe aùn no contine ningùn componente ni aditivo quimìco...

Cada dìas esta lloviendo menos/y eso hace/por ende haya escases de agua/ls reservas ya estàn pràcticamente agotads/pero asì/no se hace nada/sòlo abusar de su consumo ilìmitado en algunos casos...

Segùn he leìdo/qe los paìses/qe no la tengan lucharàn/gestàndose grandes guerras en el futuro/ y al parecer eso serà asì...
Por la gente qe esta muriendo/por no tener el vital lìquido...


Saludos!!

@lex dijo...

Uff, que terible como está Africa, un continente que hace poco era casi pura selva hoy lo vemos convertido en un páramo, un enorme peladero donde la gente se está muriendo de hambre, un continente azotado por las guerras tribales entre etnias africanas, las pestes, el Sida, el narcotráfico, el avance del desierto, etc.

El planeta tiene 90% de agua salada, el 10% se encuentra congelada en los polos (y deshielándose producto del calentamiento global), apenas el 1% es potable, es decir apta para el consumo humano. La gente en los países del 3º mundo toman en su mayoría agua contaminada con mercurio y metales pesados de los ríos donde se extrae oro, cobre, zinc y piedras preciosas como los zafiros o los diamantes.
Otros la extraen de pozos subterráneos que están cada vez mas secos debido al uso intensivo de ésta para la agricultura.
En el norte de Chile habían estanques naturales de agua donde crecían plantas, peces y aves como los flamencos, los que están amenazados debido a la actvidad minera.
Hoy muchos de esos lugares están completamente secos. Realmente estamos en peligro, sin agua no hay vida.
Saludos.

Publicar un comentario