CHILE: SEDE DE LA REUNIÓN ANUAL DE LA COMISIÓN BALLENERA INTERNACIONAL 2008.

En el mes de junio, nuestro país será sede de la 60ma Reunión Anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI). Esta reunión convocada esta vez por el Centro de Conservación Cetácea (CCC de Chile), el Instituto de Conservación de Ballenas (ICB de Argentina) y la Fundación Cethus (Argentina) y auspiciada por el Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat (IFAW) tiene como principales objetivo abordar los siguientes temas:


  1. Establecimientos de Santuarios Balleneros.




  2. Desarrollo responsable del turismo de avistaje de ballenas y el fortalecimiento de programas de investigación de cetáceos a nivel regional.




  3. Además se presentará ante la Comisión de Medio Ambiente y Bienes Nacionales del Senado de la República de Chile la importancia de consolidar una política regional de conservación y uso no letal de los cetáceos en Latinoamérica como una alternativa de desarrollo sustentable que beneficia social, ambiental y económicamente a más 500 comunidades a nivel mundial, generando ingresos anuales por más de US$ 1,200 millones. Eso entre otros temas.




LA COMISIÓN BALLENERA





Es el organismo encargado de la administración y conservación de las poblaciones de ballenas a nivel mundial. Fue creada en 1946 con el fin de conservar las poblaciones de ballenas severamente sobre-explotadas durante de la era de la ballenería comercial.



Para poder pertenecer a la Comisión Ballenera basta con pagar las cuotas anuales, con ello tiene el país adherido, derecho a voto. Hasta ahora son miembros de ella 42 países entre los cuales están Argentina y Chile.

Centro de Conservación Cetácea (Chile), Ecoceanos, Nuestro mar.
JAPÓN


“Lo primero es considerar que el texto de la Declaración se fundamenta en un documento presentado el día anterior por Japón, "Normalización de la CBI", el cual básicamente busca retroceder a la Comisión a la forma de trabajo adoptada hace 60 años cuando se firmó la Convención Internacional sobre la Regulación de la Ballenería (1946). La propuesta japonesa fue duramente rechazada por un gran número de países que de manera justificada propusieron cambiar el término "normalización" por "modernización", especialmente considerando que el mayor problema enfrentado por la Comisión es su incapacidad de avanzar bajo una Convención anacrónica que ignora la evolución del derecho ambiental internacional de las últimas seis décadas. En este sentido, la propuesta de "normalización" pareciera ser el "fast-track" elegido por Japón para fosilizar la CBI y transformar el trabajo de la Comisión al servicio de sus intereses mediante cuestionados mecanismos de presión. La adopción de la declaración mediante votación, debilita significativamente la legitimidad del documento, ya que son las resoluciones las que son sometidas a votación, en contraposición a las declaraciones que se adoptan por consenso. Siendo ésta la primera vez en la historia de la CBI que una Declaración es adoptada por este irregular mecanismo, más de 15 países indignados tanto con la forma de proceder como con el contenido de la Declaración, se disociaron inmediatamente de la misma y rechazaron el resultado de la votación"
"Adicionalmente, el contenido de la Declaración es pobre en forma y fondo, evidenciando que la propuesta presentada por St. Kitts & Nevis, y apoyada por un gran número de países actualmente cuestionados (por su asociación con Japón en el tema ballenero a cambio de programas de financiamiento pesquero), más que una declaración científica o política, es el abierto reconocimiento del 50% de los miembros de la CBI a una postura abusiva y utilitaria que sólo promueve el interés de unos pocos y amenaza los derechos soberanos del otro 50% de la Comisión.”
POR QUÉ SE DEBEN DEFENDER Y RESPETAR A LAS BALLENAS.
Primero, las ballenas son biológicamente especiales.
Entre otras cosas, incluyen a los animales más grandes que hayan existido jamás, como la ballena azul. El cerebro de los cachalotes es más grande que el de cualquier otro animal, y pesa cuatro o cinco veces más que el del ser humano. Las ballenas jorobadas son las creadoras de las canciones más largas y complejas desarrollas por cualquier animal no humano. La corteza cerebral de las toninas y otros odontocetos excede en grado de complejidad de sus circunvoluciones a la de los humanos y todos los demás grupos animales. Estas y otras características, sostiene Barstow, hacen de los cetáceos animales biológicamente especiales.
Segundo, las ballenas son ecológicamente especiales.
Las ballenas han evolucionado como mamíferos marinos a lo largo de unos 25 millones de años, mucho antes de la aparición del hombre y de su intrusión en los ecosistemas oceánicos. Los cetáceos se encuentran en la cúspide de las vastas cadenas alimentarias del mar. Debido a su tamaño, su distribución amplia en todos los mares, y a una amplia variedad de estrategias de alimentación, los cetáceos afectan el océano de manera especial y con un impacto global. A pesar de que aún se desconoce mucho sobre ellos, es claro que tienen un rol único en estos ecosistemas.
Tercero, las ballenas son culturalmente especiales para los humanos.
Los cetáceos vivos tienen una capacidad casi increíble de enriquecer las vidas de las personas con las que llegan a entrar en contacto pacífico. Ejercen una atracción universal única sobre el espíritu humano. Son incomparables generadores de asombro y admiración. Existe una mística a su alrededor que inspira un sentido de maravilla y felicidad en personas de todas las razas y nacionalidades, algo que ningún otro grupo animal ha llegado a igualar con tal magnitud. Los cetáceos ejercen tal fascinación en la gente que se han transformado en poderosas herramientas para la educación de personas de todas las edades. Además, parecen tener una afinidad especial por los seres humanos. A pesar de su tamaño y fuerza amenazadores, y a pesar de siglos de haber sido víctimas de la depredación humana, las ballenas en su ambiente natural demuestran una y otra vez ser excepcionalmente tolerantes de la proximidad de los humanos, y no sólo toleran sino que además muchas veces inician deliberadamente interacciones positivas con las personas.
Cuarto, las ballenas son políticamente especiales.
Su espacio vital, al contrario del de los animales terrestres, no está delineado por límites nacionales claramente definidos. Sus territorios pertenecen en buena medida a la globalidad de las naciones: son los mares del mundo que no pertenecen a ninguna nación en particular, constituyendo un recurso especialmente global. Así, las ballenas se encuentran bajo el control internacional, y dado que legalmente no son un recurso de ningún país, ninguna nación puede reclamar el derecho moral de matarlas. Las decisiones sobre la explotación o la protección de las ballenas lógica y legalmente deben ser tomadas a través de un organismo internacional como la Comisión Ballenera Internacional, y en esto también las ballenas son únicas.
Por último, las ballenas son simbólicamente especiales.
Más que ninguna otra forma de vida no humana, las ballenas han logrado simbolizar la preocupación por el medioambiente. Al menos en la sociedad occidental, la protección de las ballenas se ha transformado en una fuente de inspiración para conservar las interrelaciones de todas las formas de vida de este planeta. Existe amplio apoyo para no cazar ballenas porque son un símbolo tan especial del compartir el planeta.
Todas estas consideraciones racionales deberían bastar para prohibir la cacería de ballenas. Sin embargo, Barstow sostiene que quizás en el futuro las bases más fuertes para terminar con esta matanza provengan de la base más irracional: la respuesta emocional universal que generan las ballenas en los seres humanos que no intervienen en el negocio de la matanza. Más allá de la supervivencia de las especies, gracias a todo lo que sabemos acerca de las ballenas, y dados los sentimientos de las personas hacia las ballenas, sus características especiales y únicas merecen un nuevo paradigma moral y ético en el mundo global que las proteja definitivamente de la explotación comercial.
Finalmente, Barstow se pregunta… ¿acaso la coexistencia pacífica y el enriquecimiento mutuo no deberían ser el objetivo de las futuras relaciones entre humanos y ballenas en el mundo moderno?
Exposición de estos cinco puntos fue sacada del artículo "Beyond whale species survival - peaceful coexistence and mutual enrichment as a basis for human-cetacean relations", escrito por R. Barstow y publicado en Mammal Review en 1990.

Fuente:

8 comentarios:

tostos dijo...

me gusto esta entrada, por un lado pusiste el texto que te indique en otro comentario, y también me informaste muy bien en algunas cosas que no sabía. Ojala todo esto se resuleva pronto y con un resultado positivo para las ballenas y el mundo

Sayen dijo...

muy bueno el blog, actualizado y con muy buena causa...me gusta gracias por ser tan profecionales...un abrazo...xau.

Sayen

jampal dijo...

En pocas palabras, las ballenas significan mucho tanta para los humanos y para el medio ambiente, por lo cual merece todo nuestro respeto, como cualquier especie en realidad.

No había tenido oportunidad para postear aca, pero hace tiempo que empezé a leer este blog y lo encuentro muy interesante, donde confluye mucha información sobre medio ambiente, que es el tema que me apasiona. Lo estoy revisando diariamente si es que aparece algo.

Te invito a revisar el blog que estoy tratando de levantar con algunos compañeros de universidad, el "Cecades Usm", donde también queremos aglutinar información sobre medio ambiente y generar ideas para proyectos.

Qué esten muy bien y sigan adelante con su blog. Adios!!

Helder Amos dijo...

No a la Caza de ballenas!!

SebaS dijo...

Por lo menos Japón dijo que ya no cazaría ballenas jorobadas... eso igual es bueno... pero no hay que parar hasta que no se mate a ninguna otra!...

yo voy a buscar por estos lados que se puede hacer en este pais para ayudar.

Paulo dijo...

Hola!

Espero ver alguna vez un ballena en mi vida.

¡No a la matanza de ballenas!

Chao y suerte.

Paulo.

@lex dijo...

Hola!
Al parecer está empezando a dar frutos la campaña por las ballenas, Japón se pronunció a favor de las ballenas jorobadas, eso ya es un avance.

Estemos felices por este pequeño logro, aunque nos falten todas las demás variedades de ballenas que serán cazadas para "investigar". Nunca había sabido que los laboratorios donde se hacen investigaciones sean en realidad restaurantes y los científicos que realizan estudios con animales en realidad sean los clientes dispuestos a pagar lo que sea por probar su carne. Por donde se lo mire la excusa es absurda y ridícula, es imposible de sostener a largo plazo. En algún momento tendrán que ceder, así que sigamos dándole con todo nomás!

Es sabido por todos que los nipones son fanáticos de saborear platos exóticos, se comen casi todo crudo y son capaces de arriesgar su vida comiendo "pez globo" o Tofu, cuyas espinas tienen un veneno letal al contacto con la piel. Yo aplaudo que al menos la varierad jorobada no esté más en su menú.

Ya se han conseguido algunas cosas, esperemos ahora un gesto del gobierno chileno al respecto para la creación de un santuario que abarque todo nuestro territorio marítimo de 500 millas náuticas.

Un saludo navideño a las creadoras de este blog que bastante y valiosa información han aportado este último tiempo, en una de ésas tienen al mismísimo embajador de Japón en Chile entre sus lectores habituales. Por qué no? 0_0
Bye.

VerónicaBas dijo...

Ojala que esta oportunidad sirva para alcanzar esos objetivos, me asusta pensar que al no haber interes de parte de la gente o se los politicos estas oportunidades se pierdan y queden solo en una declaración.

Depende de nosotros hacer que esta Comisión tenga exito.

Saludos a todos y gracias por sus comentarios.

Publicar un comentario